Una casa es la inversión más grande que la mayoría de las personas hace en su vida. Dos de cada tres hogares en los EE. UU. tienen seguro insuficiente. La cantidad promedio de seguros insuficientes es de un 22%, aunque algunos hogares tienen un 60% o más. Esto significa que millones de propietarios de viviendas en los EE. UU. tienen riesgo de pérdidas económicas importantes si un desastre afectara su hogar. Los propietarios de viviendas que están en estas situaciones desafortunadas deben afrontar decenas de miles de dólares en gastos inesperados para reconstruir sus casas. Muchos de estos propietarios de viviendas no pueden, por cuestiones económicas, volver a construir una casa como la que tenían antes de su pérdida.

¿Qué es el costo de reconstrucción?

El costo de reconstrucción es lo que costaría reconstruir tu casa desde los cimientos con materiales de una clase y una calidad similares.

El costo de reconstrucción ¿es lo mismo que el valor de mercado?

No. Los costos de reconstrucción de tu hogar pueden diferir mucho con respecto al valor de mercado, en particular, para las casas antiguas. El valor de mercado es lo que un comprador pagaría por tu casa, incluido el lote. La ubicación es un factor importante al determinar el valor de mercado. Los propietarios de viviendas no deberían asumir que una cobertura similar al saldo de su hipoteca es suficiente para reconstruir su hogar. El monto del seguro que compras debería estar basado en los costos de reconstrucción, no en el precio de venta o de compra de tu casa.

¿Cuáles son algunos de los factores que afectan los costos de reconstrucción?

  • El acceso a tu vivienda está limitado por árboles, parques, otras casas y cercos. A veces, cambios en el código de construcción que se realizan después del inicio de la construcción.
  • La inflación suele ser mayor para los materiales de construcción que para otros productos. Las casas antiguas necesitan materiales poco comunes, cuya ubicación o imitación puede ser costosa.
  • En una reconstrucción parcial, también hay un costo extra por hacer coincidir y alinear la parte no dañada con la parte reconstruida de la estructura.
  • En casos de pérdida parcial, la extracción de contenidos no dañados para ponerlos en otro lugar y protegerlos.
  • Los nuevos constructores de casas programan su trabajo para una temporada de construcción y trabajan de una manera más eficiente con un enfoque tipo línea de producción, el cual ahorra costos de mano de obra y de materiales. Tu reconstrucción sería un trabajo personalizado para ellos.
  • Hay más contratistas de construcciones nuevas que contratistas de reconstrucción. Con una tarea más sencilla al construir una casa y una mayor cantidad de mano de obra, los contratistas de construcciones nuevas cobran mucho menos por un trabajo que un contratista de reconstrucción.
  • Si el daño a la casa es ocasionado por una catástrofe, o al mismo tiempo que una catástrofe, el aumento en la demanda hace que suba el precio de mano de obra y materiales para toda la construcción.
  • Costos extra por quitar materiales dañados o por retirar materiales de demolición y escombros.
  • Reparar una casa parcialmente dañada suele implicar un trabajo de arriba hacia abajo, mientras que una construcción nueva suele ser desde el suelo hacia arriba.

Asegúrate de proteger las mejoras de tu vivienda

¿Recuerdas cuando modificaste tu baño principal? ¿O tal vez agregaste una nueva terraza? Y no olvides la remodelación de la cocina. En los últimos años, millones de estadounidenses han aprovechado las tarifas de bajo interés y la refinanciación de hipotecas para modernizar sus casas. Según un estudio, casi el 40% de quienes hicieron una remodelación importante en sus casas no actualizaron su seguro de vivienda o no estaban seguros de haberlo hecho.

Para estar mejor protegido, informa a tu agente si remodelaste o si realizaste mejoras en tu casa. Lo mejor es comunicarte con tu agente antes o poco después de haber comenzado una renovación en vez de esperar a que la obra esté completa.

Cubre tus pertenencias personales también

La mayoría de las pólizas sólo cubren el valor actual de las pertenencias personales, como ropa, muebles y electrodomésticos. Por ejemplo, el valor actual de un televisor de 5 años es menor que su precio de compra original. El valor actual no será suficiente para cubrir el costo de reposición de artículos nuevos. Deberías considerar comprar una cobertura opcional de costo de reposición para tus pertenencias personales, de manera que tus pertenencias dañadas o robadas se puedan reemplazar por unas nuevas. Después de todo, ¿no preferirías reemplazar ese televisor de 5 años dañado por un rayo por un televisor nuevo?