Si tienes un accidente, primero asegúrate de que nadie en el auto está herido. Luego, revisa a los pasajeros del otro vehículo o, si es necesario, asegúrate de que no haya peatones heridos.

Luego, considera los siguientes cinco pasos:

  1. Mantente en la escena del accidente. Si te vas, puedes recibir infracciones o multas adicionales.
  2. Llama al 911 o a la policía tan pronto como sea posible. Ellos enviarán personal médico y un agente de policía de inmediato al lugar del accidente. Espera hasta que la policía complete un informe del accidente.
  3. Si estás en una carretera concurrida, quédate en el auto y espera a la policía o la ambulancia. Es peligroso que los pasajeros se queden al costado de una calle concurrida.
  4. No discutas ni pelees con el otro conductor. Simplemente, intercambia información de contacto y de seguro. Si es posible, también consigue los nombres y los números telefónicos de los testigos.
  5. Llama a tu proveedor de seguro para presentar el reclamo. Tu agente te pedirá que envíes cualquier papel que recibas en relación con el accidente y te dará instrucciones sobre dónde puedes hacer reparar tu auto.